Blog Post

Contá tu historia con Sway

Las presentaciones tradicionales vienen perdiendo terreno desde hace algunos años, cediendo el paso a plataformas y herramientas que permiten cautivar a los espectadores desde el dinamismo y el uso de diferentes elementos multimediales. En este contexto, Microsoft nos trae Sway, una nueva forma de hacer presentaciones basada en el storytelling.

 

¿Qué es el storytellning?

El storytelling es, ni más ni menos, que el arte de saber contar una historia. Este concepto, aplicado al marketing o a las comunicaciones internas, se traduce en la capacidad de conectarse con los interlocutores a través de las emociones, generando empatía y un sentimiento de identificación entre quienes queremos contar algo y quienes están dispuestos a escucharnos.

Sway vs. Power Point: diferentes abordajes para diferentes objetivos

La llegada de Power Point allá por 1987 cambió la forma en la que se realizaban las presentaciones y se instaló en el mundo corporativo de manera definitiva. Si bien llevó varios años hasta que se transformara en la herramienta versátil y popular que es hoy en día, es innegable que cuando tenemos que hacer una presentación de resultados, o de algún nuevo producto o beneficio, lo primero que hacemos es abrir Microsoft Power Point y armar un documento con varias diapositivas llenas de texto, fotos, gráficos y material multimedia (si nos sentimos osados).

Ahora, Microsoft va un paso más allá y nos trae una nueva herramienta que nos permite no sólo crear presentaciones, si no también contar historias. ¿Por qué contar historias? Porque Sway hace que las diapositivas fluyan, integrando texto, imágenes, videos, gráficos y posteos de redes sociales, elaborando un hilo conductor ameno y entretenido.

A primera vista, podría parecer que Sway es una evolución del Power Point que pretende reemplazarlo, pero en realidad existen algunas diferencias que marcan la distancia entre una y otra herramienta. Mientras Power Point es un emulador actual de las diapositivas de acetato pensado para apoyar la presentación de un orador, Sway habla por sí solo.

Cuando diseñamos una Sway, la plataforma nos invita a escribir una historia, con un principio, un nudo y un desenlace que luego se articulan con animaciones automáticas. Podemos incluso elegir distintos estilos que se aplicarán a toda la presentación, sin importar la parte del proceso de creación en el que nos encontremos, hasta que descubramos el que mejor se adapte a la historia que queremos contar.

Finalmente, podremos compartir nuestra Sway con nuestros compañeros para que la vean o la editen, y también podremos compartirla a través de correo electrónico, de las redes sociales o incluso podremos embeberla en una página web a través de un código html.

 

¿En qué casos elegir Sway?

La herramienta está disponible en todos los planes de Office 365 para empresas, por lo que si disponés de uno de estos planes, podés empezar a probar Sway gratuitamente, accediendo desde cualquier dispositivo a través de la nube.

Sway es ideal para realizar presentaciones que no van a contar con el apoyo de un orador, por lo que si querés presentarle un producto a un cliente vía e-mail, si querés anunciar un nuevo beneficio en tu empresa, o si querés incorporar contenido dinámico sobre algún tema en tu sitio web, esta herramienta es tu mejor opción.

En cambio, para hablar adelante de un auditorio, podría no tener las mismas comodidades que una presentación PowerPoint, ya que no tiene la posibilidad de mostrarte una pantalla con notas y los tiempos de las transiciones están prestablecidos, con muy pocas posibilidades de personalizarlos.

Si querés aprender a usar Sway, te dejamos un video tutorial de Microsoft muy útil para que puedas sacar el mayor partido de esta herramienta.

¿Qué te pareció Sway? ¿Empezarías a usarla para tus presentaciones?

MSTech

Transformado IT en valor para el negocio.